'Nadie puede volar' de Simonetta Agnello Hornby

by - febrero 06, 2020

Decidí salir de mi zona de confort y el resultado no podía haber sido más positivo. Hoy os hablo mis impresiones sobre Nadie puede volar.

 Perdida entre mis libros

Ficha técnica

TÍTULO: Nadie puede volar
AUTORA: Simonetta Agnello Hornby
TRADUCTORA: Teresa Clavel
PUBLICACIÓN: 07/10/19
PÁGINAS: 265
GÉNERO: Autobiográfico

Mi opinión

Simonetta estuvo en contacto con la discapacidad desde que era una niña en su Sicilia natal. Su entorno y su familia le inculcaron la aceptación y la normalización de las minusvalías, hasta tal punto de no considerarlas una rareza.
Años después ya en su madurez, viviendo en Londres, su hijo George con treinta-y-tantos años es diagnosticado de esclerosis múltiple. Este libro, escrito a junto a su hijo, narra su enfermedad y cómo la afrontan individualmente y frente al mundo ambos, desde sus puntos de vista.

“En mi mundo, todos los discapacitados son diferentes –diferentes a causa de factores físicos, como lo ciegos y los sordos, o psíquicos, como los retrasados mentales–, y todos los diferentes forman parte de nuestra normalidad, nunca deben ser marginados.“

Nadie puede volar es un libro autobiográfico narrado en primera persona por Simonetta Agnello Hornby y George Hornby, separados por capítulos y dividido en siete partes. Los capítulos en el que el narrador es George se diferencian porque están encabezados por un dibujo.
En la primera parte la protagonista es Simonetta y su relación con la discapacidad durante su infancia en Sicilia. Su madre jugó un papel crucial en su educación hacia las personas con alguna minusvalía. Pero la lección más importante la recibió de su padre, que lidió gran parte de su vida con la osteomielitis, una infección de los huesos, y al que finalmente tuvieron que amputarle una pierna.
Tras esta introducción saltamos al año 2002, cuando Simonetta abogada de profesión, publicó su primera novela con 57 años. Su hijo George, casado con Elena y con una hija de apenas un año, es diagnosticado de esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica incurable y progresiva. Desde el minuto uno decide seguir el camino de la aceptación, la normalidad y tomárselo como un reto. George no podrá caminar, pero eso no impedirá que pueda disfrutar de la vida de otra forma. El padre de Simonetta había sido un fabuloso ejemplo. George decide contarlo a todo el mundo, no quiere esconderse ni estar rodeado de lamentaciones, quiere personas que le ayuden a seguir adelante.

“En la vida hay algo más que volar, y quizá también que caminar. Encontraríamos ese algo más.”

En el último tramo del libro acompañaremos a George y su madre en distintos viajes, uno de ellos por Italia. La impotencia y tristeza que sienten al darse cuenta de las barreras, tanto personales como arquitectónicas contra las que deben luchar para que una persona con silla de ruedas pueda ya no disfrutar de la vida sino simplemente hacer lo mismo que cualquier otra persona que pueda andar son inmensas. Aún así George no deja de luchar contra ellas con positividad, pese al desánimo que a veces le alcanza. Durante el viaje visitan edificios históricos, museos, y estudian obras de arte para conocer cómo ha sido tratada la discapacidad y la mayoría de las veces escondida en la sociedad en épocas anteriores.

En definitiva, Nadie puede volar es una obra autobiográfica escrita a dos manos por la autora y su hijo, que cogiendo como premisa la enfermedad de él, nos llevaran por un fantástico viaje de reflexiones, historia y vivencias sobre la discapacidad, actualmente llamada diversidad funcional, y su papel en la sociedad actual. No suelo leer autobiografías y empecé este libro con miedo, pero a las pocas páginas ya estaba absorta por la historia y me duró apenas dos días. Es cortito, y la prosa y narración de Simonetta es magnífica. Cuenta muchas cosas sobre historia y arte, pero sin datos excesivos que hagan la lectura farragosa. Sin dejar de añadir el gusto que da leer las ediciones de Gatapardo.  Lo recomiendo mucho.

Mi valoración:

Quizás te guste...

18 comentaris

  1. Puff. Se ve o interesante, pero con la neura que tengo yo encima sería incapaz de terminarlo. En otro momento sí, ahora mismo no. Lo apunto por si...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo es que siempre es un placer leer Gatopardo 🥰
    Madre la novela, la verdad es que sí.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Este libro me llevo bien apuntado, me parecen imprescindibles libros así, tanto para adultos como para niños y adolescentes. Besos

    ResponderEliminar
  4. Uff, a pesar de tus buenísimas impresiones no me animo, la temática se me hace cuesta arriba.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué interesante. No conocía esta obra. De la autora leí hace años tres novelas ambientadas en Sicilia: La Mennulara, La tía marquesa y Boca sellada. Después no volví a leer nada a apesar de que me habían gustado mucho.
    No sabía esas circunstancias de la vida de la escritora, pero me resulta un libro tan duro como atractivo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Lo cierto es que no es un libro que leería ahora mismo pero me has dejado con mucha curiosidad por descubrirlo, quién sabe si algún día se colará en mi lista de leídos.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  7. Hola! No conocía este libro y aunque no es lo que suelo leer me gusta el tema que trata y viendo que te ha gustado no lo descarto. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que da la sensación de ser un libro muy valiente que puede ayudar a muchas personas en esa situación tanto enfermos como gente que los rodea que a veces se sienten muy perdidos y no saben bien qué hacer.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No conocía ni a la autora ni la novela pero por lo que cuentas se que me gustaria. Yo tengo una amiga que padece esclerosis múltiple y se a lo que se enfrenta George. Me lo llevo. Besinos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta muchísimo Simonetta Agnello, desde que leí "Mi Londres" me quedé encandilada de su prosa espontánea y de su mirada positiva, de ese sentido del humor escondido entre las líneas. Tengo en casa "Una gotas de aceite", así que lo leeré antes de este que nos traes tú. Por cierto, me ha encantado tu reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Holaa! Sin duda alguna es un libro interesante y me gustan mucho las memorias...pero creo que estas son demasiado duras para mi en este momento....

    ResponderEliminar
  12. Ahora, hormonada como estoy, creo que no es buen momento para leerlo.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  13. Me atrae el tema, pero a la vez me da miedo. Creo que es un libro que hay elegir el momento para leerlo con cuidado. Pero lo tendré en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola, Natàlia. Yo leí de esta escritora Palermo es mi ciudad y me gusto mucho, por ello repetiría ya mismo. Me ha encantado encontrar tu reseña sobre este libro.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  15. He escuchado muchas cosas buenas de esta autora, está en mi lista para conocerla, ya te contaré
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Yo tampoco suelo leer este género y, a pesar de tu recomendación, sigo sin tenerlo claro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Por lo que nos comentas en tu reseña, veo que es una novela que no deja indiferente a nadie. Y es de las que hay que buscarle el momento adecuado para su lectura, por los temas que trata en ella, y más todavía siendo autobiográfica. Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar! ;)